Cuando un diente tiene un grave daño, se retira el nervio y el canal que ocupaba éste se desinfecta y ensancha por medio de limas manejadas con un motor.

Este novedoso “sistema rotatorio” permite que realicemos el tratamiento en una sola cita.

← Regresar